Archivo mensual: mayo 2010

Voz pasiva.

Tanto presente conjugando tiempos futuros.

Mi, me, contigo.

Tanto presente ejecutando mis verbos en voz activa.

Mi, me, contigo.

Olvidé que, a veces, la acción recae sobre el sujeto.

Mi, me, sin tí.

Anuncios

Vamos Consuelo.

-Vamos Consuelo, no se resista, si luego no lo pasa tan mal. Además allí hace calorcito, hay calefacción.

¿Quién quiere calefacción en mayo?
Cuando uno no puede soportar su propio olor a carne vieja.
Cuando uno no puede contar sus propias arrugas.
Hoy, que todo menos existir se escribe en pasado.
Hoy, que sólo la soledad permanece, la defedenderé y culparé de todo lo demás.

O

No era alto. Ni tampoco bajo.
Era redondo, no por gordo, sino por la forma que había tomado su vida, y por extensión su cuerpo.
Su redondez era una adaptación a su irremediable tendencia al error circular; caída en A, bollo, dolorosa reparación de aristas, estreno y caída en A.
No pudo dejar de errar, no pudo volver a afilar sus cantos. Cayó en el rendondel.

Berlín lleva toda la vida esperándome.